Guías Constructivistas Profesionales

EL tema de esta semana es: El facilitador profesional, en este tema me viene una reflexión del ayer y el hoy, cual era nuestro papel como docentes antes de la pandemia en el salón de clases. En nuestra practica considerábamos ser profesionales de la educación, los únicos que sabíamos, los alumnos y alumnas eran meros receptores del exterior, solo permitíamos la reproducción de los contenidos, es decir, que lo que enseñaba a nuestros alumnos era repetir de manera exacta lo que indicábamos en nuestra exposición. Sus prácticas eran la mecanización y la memorización, nos enfocábamos hacia las planas, y tareas y ejercicios repetitivos.

Hoy tenemos un mundo diferente, el salón de clases sea invertido, lo cambiamos por el hogar unidos por el internet. Hoy los docentes somos guías constructivistas, facilitadores o mediadores entre el conocimiento y el sujeto que aprende. Proponemos actividades con las cuales buscamos lograr que nuestros alumnos descubran ese contenido de aprendizaje y al hacerlo les proporcionamos herramientas para su vida cotidiana. Es decir, que no sea un aprendizaje solo teórico, sino práctico.

Nuestras funciones han cambiado, nuestro reto es ser expertos dominando los contenidos, planificamos, establecemos metas, con perseverancia, hábitos de estudio, autoestima; siendo nuestro principal objetivo construir habilidades para lograr la plena autonomía del alumno.

Regular los aprendizajes, favorecer y evaluar los progresos; la tarea principal es organizar el contexto en el que se ha de desarrollar el alumno, facilitando su interacción con los materiales y el trabajo colaborativo.

Fomentando el logro de aprendizajes significativos, transferibles.  Fomentando la búsqueda de la novedad: curiosidad intelectual, originalidad. pensamiento convergente. Potenciar el sentimiento de capacidad: autoimagen, interés por alcanzar nuevas metas.

Enseñar qué hacer, cómo, cuándo y por qué, ayudar a controlar la impulsividad. Comparte las experiencias de aprendizaje con los alumnos: discusión reflexiva, fomento de la empatía del grupo. Se atienden las diferencias individuales, desarrollando en los alumnos actitudes positivas.

 

Gregorio Pesqueira Gómez

Docente

Centro de Estudios Universitarios

16 de Septiembre

Campus Villanova

Campus González Ortega

Contenido Dirigido

Nuestro tema de la semana es el tercer pilar del aprendizaje invertido: Contenido Dirigido, como su nombre lo señala, es el conjunto de saberes relevantes que integran el proceso de enseñanza del programa de estudio que deberemos tomar en cuenta para la elaboración de los nuevos materiales didácticos para trabajar en línea, en la materia que imparto que es Modulo. Es la capacitación para el trabajo de Administración de Pequeños Negocios, tiene como principal objetivo que el alumno adopte un rol activo y participativo en la construcción de su conocimiento y el desarrollo de sus competencias, así como la contextualización adecuada para resolver los problemas del entorno a los que se enfrenta, ya sea profesionales o personales a través del desarrollo de actividades de forma individual o en equipos. Sus contenidos son muy directos tenemos que asegurarnos como facilitadores que los alumnos pueden acceder a él, estamos pensando constantemente en cómo utilizar el modelo del Aprendizaje Invertido para ayudar a los estudiantes a desarrollar una comprensión conceptual, así como fluidez en el procedimiento. adoptando métodos y estrategias de aprendizaje activo centrados en el alumno.
Para ello considerando dos vertientes uno el contenido y otro la estrategia para llegar al alumno, respetando la sana distancia. En principio debemos preguntarnos: ¿qué contenido debemos de incluir ante esta nueva realidad? ¿Adaptándolos al cambio, los materiales que se pondrán a disposición de los estudiantes para que los exploren por sí mismos? Y en segundo las herramientas tecnológicas que vamos a utilizar para estos momentos que estamos viviendo. Ambas vertientes permitirán que con el modelo de aprendizaje Invertido crear un cambio metodológico para poder caminar en la nueva normalidad, adaptando las clases al momento. Estamos teniendo una experiencia real de implementación exitosa. En este sentido, los alumnos tienen que construir su propio conocimiento y deben aprender a ser responsables del manejo y control de este; la función de la enseñanza consiste, sobre todo, en proporcionar soporte y ayuda en este proceso de construcción que lleva a cabo el alumno, tratando de conseguir a ser autónomo y autorregulado que conoce y controla sus propios procesos cognitivos y su aprendizaje.
Gregorio Pesqueira Gómez
Docente
Centro de Estudios Universitarios
16 de Septiembre
Campus Villanova
Campus González Ortega

Un enfoque centrado en el estudiante

Nuestra realidad ha cambiado, antes de esta pandemia en nuestro salón de clases aplicábamos el modelo educativo tradicional, que está centrado en el profesor, como la fuente principal de la información, con una clara estructura vertical. Su objetivo principal es que el alumno aprenda, como ejes primordiales al profesor y los planes de estudio. Domina la importancia del dato sobre el concepto, y da poca importancia a la actividad participativa. Se premia la memorización y se sanciona la reproducción poco fidedigna de lo transmitido, por ello, es usual que la creatividad y la elaboración personal del alumno no se desarrolle.

En este modelo se propicia una actividad pasiva del alumno, por lo que no desarrolla cabalmente su capacidad crítica ni de razonamiento, se fomenta el individualismo y la competencia entre unos y otros, no se toman en cuenta los principios de solidaridad y cooperación. Hoy con el cambio, nos obliga a una sana distancia, utilizando herramientas digitales como apoyo la para la comunicación en línea, con un modelo del Aprendizaje Invertido, que traslada la responsabilidad de la instrucción hacia un enfoque centrado en el estudiante, con la oportunidad de crear experiencias de aprendizaje, en la que se involucra activamente al estudiante en la construcción del conocimiento, mientras evalúan y participan en su propio aprendizaje haciéndolo significativo a nivel personal.

Teniendo oportunidad el alumno de una participación activa sin el maestro como centro. Con las actividades accesibles a todos los estudiantes mediante la diferenciación y la retroalimentación. Con ello tenemos un cambio en donde las Tecnologías, han irrumpido activamente en nuestro entorno, generando dinámicas nuevas de comunicación y de aprendizaje para la educación. Para ello encontramos herramientas el uso de dispositivos de mano y portátiles que va en aumento en una parte de la sociedad mundial, junto con las redes inalámbricas presentes, significa que las oportunidades de aprendizaje estructuradas se están convirtiendo en un proyecto en cualquier momento y en cualquier lugar. Se impone entonces dar un tratamiento en términos de ubicuidad porque la brecha tradicional entre contextos formales e informales de aprendizaje está en la necesidad de irse modificando.

Con el aprendizaje invertido transformamos la dinámica de la instrucción. Desarrollamos un ambiente interactivo donde como maestros guiamos a los estudiantes, mientras aplican los conceptos y se involucran en su aprendizaje de manera activa, implicando un cambio hacia una cultura de aprendizaje centrada en el estudiante.

 

Gregorio Pesqueira Gómez

Docente

Centro de Estudios Universitarios

16 de Septiembre

Campus Villanova

Campus González Ortega

Un enfoque centrado en el estudiante

Nuestra realidad ha cambiado, antes de esta pandemia en nuestro salón de clases aplicábamos el modelo educativo tradicional, que está centrado en el profesor, como la fuente principal de la información, con una clara estructura vertical. Su objetivo principal es que el alumno aprenda, como ejes primordiales al profesor y los planes de estudio. Domina la importancia del dato sobre el concepto, y da poca importancia a la actividad participativa. Se premia la memorización y se sanciona la reproducción poco fidedigna de lo transmitido, por ello, es usual que la creatividad y la elaboración personal del alumno no se desarrolle.

En este modelo se propicia una actividad pasiva del alumno, por lo que no desarrolla cabalmente su capacidad crítica ni de razonamiento, se fomenta el individualismo y la competencia entre unos y otros, no se toman en cuenta los principios de solidaridad y cooperación. Hoy con el cambio, nos obliga a una sana distancia, utilizando herramientas digitales como apoyo la para la comunicación en línea, con un modelo del Aprendizaje Invertido, que traslada la responsabilidad de la instrucción hacia un enfoque centrado en el estudiante, con la oportunidad de crear experiencias de aprendizaje, en la que se involucra activamente al estudiante en la construcción del conocimiento, mientras evalúan y participan en su propio aprendizaje haciéndolo significativo a nivel personal.

Teniendo oportunidad el alumno de una participación activa sin el maestro como centro. Con las actividades accesibles a todos los estudiantes mediante la diferenciación y la retroalimentación. Con ello tenemos un cambio en donde las Tecnologías, han irrumpido activamente en nuestro entorno, generando dinámicas nuevas de comunicación y de aprendizaje para la educación. Para ello encontramos herramientas el uso de dispositivos de mano y portátiles que va en aumento en una parte de la sociedad mundial, junto con las redes inalámbricas presentes, significa que las oportunidades de aprendizaje estructuradas se están convirtiendo en un proyecto en cualquier momento y en cualquier lugar. Se impone entonces dar un tratamiento en términos de ubicuidad porque la brecha tradicional entre contextos formales e informales de aprendizaje está en la necesidad de irse modificando.

Con el aprendizaje invertido transformamos la dinámica de la instrucción. Desarrollamos un ambiente interactivo donde como maestros guiamos a los estudiantes, mientras aplican los conceptos y se involucran en su aprendizaje de manera activa, implicando un cambio hacia una cultura de aprendizaje centrada en el estudiante.

 

Gregorio Pesqueira Gómez

Docente

Centro de Estudios Universitarios

16 de Septiembre

Campus Villanova

Campus González Ortega

Ambiente Flexible: De maestro a Aprendiz

Nuestro tema de la semana es el primer pilar del aprendizaje invertido: Ambiente Flexible en donde, el maestro debe ser accesible en a las condiciones en las que el alumno en esta nueva normalidad se desenvuelve, una de sus responsabilidades es proveer a los alumnos técnicas de aprender los contenidos de la lección.

En el pasado reciente el aula era nuestro escenario, hoy será el hogar del alumno, sea convertido en un aula invertida. Se requiere del aprendizaje virtual con la flexibilidad y el reconocimiento de que no tenemos a la estructura controlada de la escuela, no es de fácil la replica en línea, en esta etapa deben cambiar nuestra forma de ver nuestro entorno, aprovechar todos los elementos con que se cuentan, en estos momentos el enemigo del pasado será nuestro aliado.

Si bien el teléfono celular, lo considerábamos como un distractor educativo, hoy deberemos considerar lo contrario, al ofrecernos aplicaciones que lo convierten en una herramienta susceptibles de apoyar cualquier modalidad educativa. Más aún, ofrece alternativas de uso en condiciones de movilidad del estudiante.

Visualizamos un, ambiente flexible, con la redistribución del escenario físico y temporal a fin de establecer opciones donde el alumno pueda elegir dónde y cuándo aprender, de manera colaborativa o individual, seleccionando los tiempos.

Los celulares están en uso la mayor parte del tiempo por lo que le aportan al estudiante una herramienta clave en esta nueva normalidad. En el pasado se le tenía una prohibición basada en un concepto antiguo de las escuelas como un aparato problema que entorpecía nuestras clases magistrales. Se consideraba que el celular era usado para distraer. La educación hoy en día dice el líder educacional Tony Wagner, lo importante hoy no es lo que sabes (o puedes recordar sin celular), sino lo que puedes hacer con lo que sabes. Si pensamos así sobre la educación, el celular se convierte en una herramienta de investigación, colaboración y comunicación educacional. Si nuestros estudiantes utilizan celulares en sus experiencias educativas, esto también nos da la oportunidad de enseñarles el uso responsable de los medios de comunicación. Aunque decimos que ahora los estudiantes son ‘nativos digitales’, muchos de nosotros necesitamos formación con los medios tecnológicos. Nos falta más conocimiento para crear una conexión más provechosa del aprendizaje invertido que se requiere en esta nueva normalidad, pasamos de maestros a aprendices.


Gregorio Pesqueira Gómez 

Docente

Centro de Estudios Universitarios

16 de Septiembre

Campus Villanova

                                                                                                Campus González Ortega

La nueva realidad

 

Nuestro mundo está cambiando en forma instantánea con la pandemia, la forma en que hoy apreciamos nuestro entorno es diferente. Nos vemos obligados a impartir la educación a nuestros alumnos en su hogar. Un paso forzoso de la enseñanza presencial a la virtual, decisión que nos tomó desprevenidos a muchos de nosotros que no poseíamos la experiencia ni las habilidades técnicas útiles en el manejo de plataformas digitales y los recursos tecnológicos que son fundamentales en la educación a distancia.

Profesores con una larga trayectoria docente en las aulas, varios de ellos con reconocidos méritos académicos en la formación de varias generaciones estudiantiles, repentinamente se vieron en la necesidad de cambiar los métodos de enseñanza y recursos didácticos para enfrentarse a una nueva experiencia y al cambio tan drástico que representa el proceso de enseñanza en una modalidad virtual, a través de plataformas digitales, que para la mayoría eran desconocidas.

Los centros educativos están tratando de dar la capacitación para el manejo de algunas de estas herramientas digitales. Es un enorme despliegue de tecnologías virtuales: Moodle, Zoom Meeting, Skype, Google Hangouts, Google Meeting, Google Classroom, Blackboard, inclusive el WhatsApp a través de la comunicación telefónica grupal, que por la importancia estratégica que están teniendo en estos días de aislamiento social.

Este es un gran desafío de equidad educativa que puede tener consecuencias, que alteran la vida de los estudiantes vulnerables», no todos los alumnos cuentan con dispositivos electrónicos. Por otro lado, muchos de nosotros, los maestros tenemos problemas para diseñar lecciones para presentaciones en línea que sean funcionales, nos falta una cultura basada en el aprendizaje tecnológico.

Con la nueva Normalidad de hoy, nos presenta un panorama diferente en el necesitamos herramientas digitales para llevar adelante el proceso de aprendizaje. debemos convertirnos en asesores del alumno, involucrado lo más activamente a los estudiantes. La esencia del Aprendizaje Invertido esta cómo mejorar el tiempo de estudio del estudiante. Hay rayo de luz en el aula invertida que permite una variedad de modos de aprendizaje. La realidad es que no estábamos preparados para este cambio tan rápido que enfrenta nuestro sistema educativo a nivel global.

Gregorio Pesqueira Gómez 

Docente

Centro de Estudios Universitarios

16 de Septiembre

Campus Villanova

                                                                                                Campus González Ortega